Debido a su porosidad, básicamente, adquirida a lo largo de los años, mantener el cabello teñido en perfecto estado y color de tinte a tinte es todo un reto, que se hace más complicado a lo largo de la vida, debido al efecto acumulativo de los daños y agresiones a las que sometemos a nuestro pelo: color, decoloraciones agresivas a 40vol, arrastres, secadores, planchas, permanentes... ¡Uf!

 

1. Mascarilla prelavado casera

El aceite de coco está de moda, y no sólo para comerla. Son muchas las personas que la usan como hidratante y mascarilla prelavado; aplicarla de forma directa sobre el rostro suele dar más problemas que beneficios, sobre todo a pieles reactivas, pero aplicarla de medios a puntas antes de lavarte el pelo con normalidad, durante media horita, no encierra mayor peligro, ya que no entra en contacto con el cuero cabelludo en ningún momento. Lo cierto es que la grasa saturada del coco, de cadena media y rica en ácido laúrico, parece ayudar mucho a restaurar puntas secas y abiertas; otras personas dicen que el aceite de oliva les va mejor, aunque muchas mujeres son muy fans del aceite de girasol alto oleico. Por idoneidad y tipo de grasa, el de coco virgen sí nos parece el más adecuado. Eso sí, nunca te olvides de un buen corte de puntas...

 

2. Arreglar las puntas

Los cabellos que llevan muchos años tiñéndose - y exceptuando a las pocas afortunadas a las que les ha tocado la lotería genética - suelen ser porosos, y además, están resecos, con puntas abiertas... Es necesario e imprescindible arreglar las puntas. Idealmente, una vez al mes; en el mundo real, cada 2-3 meses puede ser una buena medida preventiva. De lo contrario, tendrás las puntas extremadamente claras y foscas: no como unas mechas californianas, no... sin brillo y sin vida. Muy horrible todo.

 

3. Champú

El mejor champú para un cabello teñido es aquel específicamente formulado para un cabello teñido: otros champús pueden ser muy útiles si tu cabello está seriamente dañado, pero debes tener en cuenta que el color se deteriorará y que se trata, nada más, de un "daño colateral" momentáneo, hasta que recupere vitalidad y puedas usar, simplemente, un champú para cabellos teñidos como este.

Además, puedes usar nuestro champú para cabello teñido incluso en melenas terriblemente debilitadas: es rico en keratina y vitaminas, y además tiene extracto de seda y caviar, aportando minerales que nutren tu pelo desde la raíz, cuidan el cuero cabelludo, reducen la rotuna de las fibras y, claro, protege el pigmento. Si tienes pelo platino, pregúntanos, ya que tu caso es especial

 

4. Mascarilla

Normalmente, no basta un simple acondicionador; al menos, una vez por semana, deberías usar mascarilla, para ayudar a tu cabello a fijar el pigmento y repararse tras el tinte: todo tinte es - más o menos - agresivo con tu pelo. Aunque hay tintes mejores que otros, menos agresivos, todos suponen un mayor o menor grado de agresión. ¡Nuestra mascarilla para cabello teñido necesita 5 minutos de relax absoluto para actuar! 

 

5. Reparación total

Si el daño es muy notable, quizás te convenga utilizar Keratina líquida.

La keratina es una proteína: concretamente, la proteína estructural de nuestro cabello, y este sérum de keratina líquida tiene, demás, nutrientes y vitaminas esenciales para regenerar e hidratar el pelo dañado, volviéndolo brillante, suave y elástico sin cargarlo de productos ni saturarlo; nuevamente, en el único caso en el que necesita "ajustarse" específicamente es en el cabello platino a partir de decoloración, sobre todo si su matiz es ceniza: el matiz ceniza es especialmente delicado y necesita una serie de cuidados diferentes a cualquier otro tinte.

 

6. Peinándote...

No abuses de la plancha ni del secador: el calor directo contribuye a volver el pelo más y más poroso. Un pelo poroso se despigmenta muy fácilmente, es más frágil y normalmente tiene problemas para coger bien el tinte

 

7. Teñirse muy frecuentemente

Los colores acabarán mezclándose: el pigmento de uno se irá y aflorará el tinte anterior por alguna parte... Un desastre, eso sí: muy punk.