Hay una condición innegociable: Que estén sanas y cuidadas.

Tanto si formas parte del “club Ranpunzel”, como si estás pensando en unirte a él, sabes lo complicado que puede llegar a ser mantener tu melena en perfecto estado: sequedad, puntas abiertas, pelo mate, sin vida… en fin, un rollo. Son problemas habituales que nos pueden traer por el camino de la amargura. Don't worry! Con estos consejos y usando los productos adecuados conseguiremos no renunciar al largo que tanto nos ha costado tener, y que nuestro cabello se vea fuerte, brillante y nutrido, ¡Toma nota!

 

Consejo 1: Usa un champú apropiado.

Los productos formulados a partir de componentes naturales cuidan nuestra salud capilar y limpian de manera suave y efectiva, aportando nutrición a la par que respetan los aceites propios de nuestro cabello. Cuando la melena es tan larga, los medios y especialmente las puntas acumulan mucho daño, por lo que es muy importante que el lavado sea delicado. Puedes, para ello, usar nuestro champú reparador para cabellos secos, que, con sus aceites de argán, coco, jojoba, almendras y macadamia hidrata y reconstruye la fibra capilar. ¡Pronto conseguirás devolverle todo su brillo y elasticidad!

 

Consejo 2: Mima tu cuero cabelludo.

No le damos la importancia al cuero cabelludo que se merece. Los masajes, además de muy placenteros, fomentarán la circulación de sangre y oxígeno, tan necesarios para que nuestra piel genere nutrientes esenciales. Al lavarlo, el masaje debe darse con las yemas de los dedos, suavemente y en sentido circular.

 

Consejo 3: Hidrata, hidrata e hidrata.

Es necesario ayudar a tu melena, así que una o dos veces por semana recuerda usar una mascarilla que la nutra e hidrate en profundidad. La mezcla de aceites naturales de nuestra mascarilla está especialmente diseñada para combatir el daño,y lo mejor... ¡solo necesitarás 5 minutos de tú tiempo para ver los resultados!

 

Consejo 4: La keratina es tu amiga.

La queratina es una proteína que constituye el componente principal de nuestro cabello. Los tintes,  el secador… contribuyen a su pérdida dejándolo debilitado, encrespado y sin vida. Nuestra keratina, está especialmente indicada en melenas XXL, en las que el daño puede remontarse a años y años. Brillo y suavidad en un gesto.

 

Consejo 5: Cepilla con amor.

Es muy importante que te tomes tu tiempo al desenredar tu larga melena. Si lo haces con cariño, evitarás que las puntas se partan. ¡No queremos que el cabello pierda largura! Extrema el cuidado en húmedo, pues es más vulnerable.

 

Consejo 6: Bye, bye, secador y plancha.

Sí, es muy difícil, pero tu melena te lo agradecerá. Tu larga cabellera dejará de sufrir roturas y sequedad, así que juega con tu largo y aprovecha su versatilidad para hacerte recogidos chulos.

 

Consejo 7: No tener miedo a cortar.

Siguiendo estás pautas conseguiremos alargar la tan temida visita. Pero recuerda, más vale un corte de puntas a tiempo que uno drástico por cabezonería.